Ciudad de Houston

Aviación

A fin de prestar servicio aéreo a la población de Houston de más de cuatro millones, el Sistema de Aeropuertos de Houston tiene tres instalaciones: el Aeropuerto Intercontinental George Bush, el Aeropuerto William P. Hobby y el Campo Ellington. Juntos conforman uno de los sistemas de aeropuertos públicos más grande de América del Norte, y colocan a Houston como la puerta de acceso internacional al sur de los Estados Unidos.

En 1937, mientras Houston empezaba su ascenso para convertirse en la capital mundial de la energía, la Ciudad adquirió el sitio de su primer gran aeropuerto, el William P. Hobby. A medida que Houston continuó creciendo, también lo hizo su Sistema de Aeropuertos, agregando dos aeropuertos nuevos: el Aeropuerto Intercontinental George Bush/Houston en 1969 y el Campo Ellington en 1984. Al mismo tiempo, expandió y creó servicios para satisfacer una amplia gama de necesidades de los usuarios.

Con aeropuertos que abarcan hasta 8,000 acres, ningún cliente es demasiado grande o demasiado pequeño para el Sistema de Aeropuertos de Houston. Las instalaciones manejan aeronaves tan grandes como los Antonov 124 en pistas que se extienden hasta 12,000 pies. En un futuro estaremos en posibilidades de alojar cualquier aeronave construida para uso comercial.

Nuestros aeropuertos tienen sistemas avanzados de radares Doppler para reportar las condiciones climatológicas, así como sistemas de navegación y aterrizaje de alta tecnología, para asegurar operaciones de vuelo seguras y puntuales en todas las condiciones atmosféricas.

En nuestros aeropuertos aterrizan aviones F-16, jumbo jets, aeronaves de construcción casera, lujosos jets privados, aviones fumigadores y cualquier otro modelo de avión. Los usuarios de estos aviones varían desde pasajeros comerciales, pilotos de aviones de carga, altos ejecutivos y personal de las Fuerzas Armadas, hasta personal de la NASA y ejecutivos de negocios relacionados con la industria aeroespacial. Lo más importante es que todos nuestros usuarios tienen acceso a los mismos servicios especializados de aviación de alta calidad en el Sistema de Aeropuertos de Houston, sin importar el tamaño de sus flotas.

En la administración de una dependencia pública es poco común encontrar estrategias corporativas progresistas, tales como diversificación, especialización de mercado y servicio personalizado al cliente. El Departamento de Aviación, que maneja el Sistema de Aeropuertos de Houston, es una excepción a la regla del sector público, pues aplica dichas filosofías empresariales como base de nuestra administración.

Si bien los aeropuertos representan una aportación considerable a la economía de Houston y sus comunidades aledañas, no gravan la base tributaria local con costos operacionales, mantenimiento o mejorando bienes de capital. Por el contrario, el sistema consigue la autosuficiencia financiera recibiendo ingresos por tarifas, alquileres y otros cargos. El superávit generado se reinvierte en el desarrollo de bienes de capital y apoyo financiero a través de bonos.